Intensa discusión en el Parlamento por el encarcelamiento de los CDR

Cataluña es una región y comunidad autónoma de España, que cuenta con una sólida economía basada en el turismo y en la producción de servicios; así como también es conocida por ser sede y cuna de famosas empresas de cerrajeros.

Debido a su inmenso desarrollo y estabilidad económica, su propia cultura e idioma, han realizado grandes esfuerzos para poder independizarse del territorio español, objetivos que ha producido intensas luchas políticas, y ha derivado una gran cantidad de polémicos hechos.

En esta ocasión, la polémica se desarrolló en el Parlament, donde miembros independentistas tuvieron cruces con constitucionalistas, por los siete miembros del Comité de Defensa de la República (CDR), que fueron apresados y acusados de terrorimo, por planificar unas series de atentados.

No obstante, antes de hablar de lo que sucedió en el Parlament el 26 de septiembre, vamos a ver que fue lo que sucedió con este grupo que pretendía alterar el orden público.

Los ataques

El grupo, que se autodenomina Comité de Defensa de la República, ya tenía planificado, desde hace meses el atentado a una importante red de suministro eléctrico; habían adquiridos sustancias químicas, con las cuales iban a provocar las explosiones, entre dichas sustancias, se hallaba termina ya mezclada.

Los investigadores del caso, tienen a disposición unos audios, donde se puede escuchar claramente a los acusados hablar sobre el plan que pensaban ejecutar.

No obstante, su objetivo no era únicamente atacar dicha red de suministro eléctrico, también tenían como objetivo, una casa cuartel de Barcelona, en donde los agentes que trabajan en dicho cuartel, comparten espacios con su familia.

Por otra parte, también tenían un plan para acceder al Parlament y proclamar la República de Cataluña, en un intento de forzar la ruptura con el resto de España.

La tensión en el Parlament

Ahora bien, luego de toda esta polémica, los independentistas han decidido utilizar el Parlament para apoyar públicamente a los “terroristas” y a su vez para denunciar a la guardia civil por detener a los mismos.

Por dichos motivos, en el Parlament se desarrollaron unas series de disputas entre los independentistas y los ciutadans, acerca de los detenidos.

La cámara catalana ha aprobado con votos a favor la abstención de los comunes, donde se defiende y exige la retirada de la guardia civil del territorio catalán, acusando que los mismos coartan todo tipo de manifestación pública bajo la excusa de combatir el terrorismo.

Por otra parte, el presidente del partido “Ciutadans”, Carlos Carrizosa ha declarado que su grupo se siente amenazados por aquellos que defienden y apoyan actos violentos, y que además “tejen” alianza con el entorno terrorista. “Me siento amenazado cuando ellos apoyan el terrorismo” ha comunicado Carrizosa.

El líder de ERC, Ernest Maragall, se encaró con Carrizosa en fuertes discusiones, por lo que el presidente de la Cámara Roger Torrent, decidió expulsar a Carlos Carrizosa, hecho que provocó el abandono de todo el grupo de Ciutadans, en un acto de solidaridad.

 Mientras tanto, sigue la incertidumbre con lo que pueda suceder con los detenidos, y el panorama político a su vez es incierto, no obstante, se está a la espera de la junta de portavoces que celebra el Parlament.